miércoles, 1 de junio de 2016

La gran lección de Harambe

Comenta
A pesar de que decidimos ser padres relativamente jóvenes he tenido la oportunidad de platicar con diversos padres de familia mucho más experimentados, por su puesto las pláticas siempre se intensifican, soy creyente de la educación, de los valores, aunque quizá no sea el mejor practicante.

Como padre procuro (Cuando estoy con el chamaquito) observar todo lo que mi Matt hace, no me refiero a sobre protegerlo, si no a tratar de estar un paso adelante de lo que pueda realizar para evitar posibles riesgos, si bien es cierto que los accidentes simplemente suceden, es nuestra responsabilidad como padres observar, y cuando esto no se hace de la manera correcta, porque digamos las cosas por su nombre, cuando cometemos el error del descuido suceden cosas como las de cincinatti, si, este es un tema del cual se debe hablar, para quienes no conocen la noticia, un pequeño niño de alguna forma se las arregló para saltar al recinto de los gorilas en el zoológico, ahí se encontró con Harambe, ese clásico gorila inmenso espalda plateada el cual a “modo de protección” se acercó al niño y lo arrastro en el lago de su pequeño habitad artificial, tal vez para mantenerlo alejado del peligro, o tal vez para lo que sea, Harambe fue un gorila de 17 años, una especie en peligro de extinción, frente a él se encontraba ahora un niño de algunos cuantos años, un niño como millones a los ojos de cualquiera, como ninguno a los ojos de su madre.

¿El resultado del percance? gente asustada, unos cuidadores estresados, un gorila asesinado y una madre que pide empatía, sepa señora que ocupo este post para brindársela, mi postura es simple, ningún gorila en peligro de extinción vale la vida de cualquier hijo, sin embargo tenga usted también en claro que ningún descuido de su hijo debería valer el asesinato de cualquier animal, tiene usted mi empatía, pues entiendo perfectamente que en sus ojos y en los de la mayoría de los padres al estar en esta situación de haber tenido el arma abríamos sido nosotros mismos quienes la detonáramos, el vídeo es claro, el susto y la preocupación son inevitables.

Tengo empatía con usted chula y les brindo la misma empatía a los ambientalistas pues de alguna forma los padres somos protectores, algunos de nuestros hijos, algunos otros de algún habitad a su elección, merecen pues una disculpa, merecemos también como padres aceptar la reprimenda que se nos explique por lo que algunos llaman negligencia, merecen nuestros hijos ser educados porque hoy los héroes no son los guardias del zoológico que dispararon, el héroe es Harambe quien ese día entrego su vida para hacernos entender cuanto puede costar un descuido.

No pido justicia, pido educación y cuidado, no digo #JusticiaParaHarambe pienso y agradezco más  #LaGranLeccionDeHarambe que nos ha brindado... #HarambeHeroe



via GIPHY
PapáDe1ra

0 comentarios: