lunes, 29 de diciembre de 2014

El parto de "mileidi" parte II

Comenta

Nos quedaban entonces solo 13 días, y todo parecía estar normal, con todos los miedos del mundo por qué se acercaba el día.

Como lo platiqué en la parte I de esta historia, pensamos en todo,  el jueves de la última semana llevaría algunas cosas a la lavandería, las iría a buscar el viernes, arreglaríamos todo entonces y nos iríamos esa misma noche, (la del viernes) a la clínica para instalarnos y ponernos cómodos, hacer uno que otro corte a ciertas partes que deben estar depiladas antes del parto, acomodar nuestras cámaras en la habitación, y descansar un poco para despertar a las 9 am del sábado 27 de septiembre, porque ese sería el gran día, y debíamos empezar temprano.

Así pues empezamos la última semana, además de mis nuevas ojeras de emoción toda iba perfecto, el martes gané un peluche en la máquina de monedas cuando fuimos por la despensa pero eso es irrelevante, y luego… llegó el jueves.

Salía de trabajo cuando recibí la llamada, era “la doñis” que tranquilamente decía “mi panza se está poniendo dura, ya tome el tiempo es cada 5 minutos” lo primero que pensé fue “de donde rayos sacó que debía tomar el tiempo” e imagine que largas horas viendo “un bebé por minuto” habían servido de algo, pero ¿esos 5 minutos eran algo de lo que preocuparse?

Llame al médico enseguida, él me dijo que la llevara a su consultorio con calma, así que corrí por ella, tomamos todas las cosas y luego ella dijo que solo se llevaría su pijama y cosas banales,  solo por si se quedaba internada, yo agarré las cámaras y luego tomamos un taxi.

Llegamos cerca de las 8 pm, para las 8:30 él doctor nos decía luego de una pequeña revisión, “lo que sientes son pequeñas contracciones, podemos esperar a que empieces labor de parto o como lo habíamos planeado hacer una cesárea”, pero nosotros ya estábamos decididos que fuera una cesárea, entonces tomamos esa opción, y el doctor termino la plática con un “entonces tiene que ser ahora”.

Y efectivamente el “Ahora” era ¡en ese momento! nos llevaron a la habitación, justo la que habíamos apartado, entramos, tome algunas fotos y se llevaron a “mileidi” todo era nerviosismo, pero ella estaba muy bien, nos acompañaba mi suegra, y yo ya estaba desesperado por entrar a instalar mi estudio de vídeo en el quirófano, le pregunte a la enfermera si ya podía entrar y me dijo que debía esperar, primero debían cambiarse los médicos, entonces me fuí.

Dieron las 9:35 y volví a salir y desde luego volví a preguntar y me dijo la enfermera “aun no puedes cambiarte yo te avisare” al tiempo note que por el cristal medio se veía la silueta del Doc. Poniéndose ese ridículo traje azul, ese  como el de la serie de Gray´s anatomy, aun no era tiempo y confié, me volví a meter a la habitación, para entonces ya me había comido las 20 uñas.

12 minutos después de haber devuelto al cuarto, se asoma la cabeza de la enfermera y dice las palabras que nunca olvidaré “YA NACIÓ” justo en ese instante se escuchaba el pequeño llanto de matt "a lo lejos", y mi suegra y la enfermera escuchaban otro pequeño llanto “a lo cerca”… EL MIO, no puede ser, mi hijo había nacido y yo seguía en la habitación con las cámaras en la manos y esperando a ser llamado.

No les mentiría jamás, estaba muy molesto, frustrado y muy decepcionado, había estado 8 meses pensando en que las cosas saldrían como las había soñado, grabaría el parto y todo sería perfecto, además, era mi oportunidad para demostrar que no me desmayaría en el quirofano al ver el parto, y al final resulto que a alguien se le olvidó avisarme el momento excusándose en la frase “es que me ocupe” y valla coraje, tristeza y decepción, luego… EL ENTRÓ.

Todo se volvió confuso, por que seguía molesto, inlcuso durante unos segundo veía matt y mi frustración continuaba, pero no quería pensar en esas tonterías en ese momento, porque me parecía absurdo, solo pensaba en que el rey del mundo había llegado y al poco tiempo la Reyna también estaba entrando al cuarto, tan chula como siempre, tan “mileidi” como antes.

Por fin teníamos a matt en mis muy enojados y en sus recién paridos brazos, estábamos felices y creo que ya nada más importó, en ese momento mi cuñada y mi suegra después de verlo, entre la lluvia y la tormenta eléctrica, fueron por el resto de las cosas que la ahora mamá había decidido dejar en casa.

La verdad volví a recordar mi molestia a la hora de pagar el servicio y la hospitalización pensando en que no tuve un descuento por el vídeo que no grabé, pero bueno, tal vez habría sido demasiada codicia de mi parte haberlo pedido.


Esta es la historia del parto, así fue como la vida nos demostró una vez más que no somos nosotros quienes mandamos y que es un regalo de la misma vida el haber recibido a matt casi en el tiempo previsto, mas no ha sido su obligación entregárnoslo en la fecha que habíamos planeado y mucho menos de la manera en que lo habíamos planeado, puesto que todo había salido de manera extraña.

Esta historia también es la justificación de porque no existe un vídeo del nacimiento del bicho, solo hay fotografías, muchas fotografías, tal vez solo deba conformarme con ellas y con tener el vídeo del primer cambio de pañal ( Donde casi me acabo un paquete de toallitas y el cual pretendo compartirles en algún momento).

Hoy nos alegramos por tenerlo a él, el nuevo dueño de nuestras horas de sueño, tal vez solo deba conformarme con llegar a casa cada día y ser completamente feliz al decir #HolaMatt ¿sabes que hice hoy en el trabajo?


Lee también El parto de "mileidi" parte I


¿Que Fue lo mas extraño que te sucedio el dia del parto? Cuéntame



PapáDe1ra

0 comentarios: