miércoles, 5 de febrero de 2014

"Ulises" El Gato que lleve a casa

Comenta


Digamos que soy un tipo un tanto impulsivo, lo que no evita que sea muy predecible, bueno la semana pasada misma en la que por cierto salí de vacaciones por primera vez en mi vida laboral. (Necesitaba vociferarlo en la red). La hija de mi jefe, que se dedica a levantar animales de la calle para salvar sus vidas, me regalo un gato o mejor dicho me contacto con una familia que estaba regalando un gato, mi forma impulsiva de actuar me hizo adoptarlo, y así es que lo lleve a casa, debo decir también que mi manera muy predecible de ser hizo que mi esposa no se sorprendiera ni tantito, creo que preguntarle – oye ¿cómo sería si tuviéramos un gato en la casa? -me delato, bueno “Ulises” como yo le puse llegó a casa, mi suegra estaba de visita así que como habrán de imaginar el comentario no se hizo esperar –dicen que las parejas que están tratando de embarazarse y las mujeres embarazadas no pueden tener gatos porque son peligrosos para los bebes. – la verdad es que esta vez no había leído mucho acerca del tema y aun así había adoptado un gato extraño y lo había metido la casa, mi cerebro me decía que eso era u mito puesto que alguna vez lo había leído pero no estaba fresco en mi memoria, esa era la verdad así que no preste demasiada intención, además de estudiar el tema ahora debía hacer que “Ulises” se llevara bien con nuestros dos perros, uno de ellos adoptado por mi esposa quien también de alguna forma salva animales.

Mi mujer había leído más y me hablo de la toxoplasmosis (en un principio para mí era la tospoyalgo) una enfermedad gatuna que pudiera transmitirse a los humanos por medio de las heces fecales provocando enfermedades y hasta infecciones mortales en el feto, entonces vienen un número no muy elevado de cuidados que debería tener una mujer embarazada, mantenerse alejada de la popo felina que implica que alguien más debe limpiar el arenero y unas cuantas cosas más, nada de que asustarse.

Yo diría que es una mentira que los animales de compañía o en este caso el pobre “Ulises” nos enferme así de fácil. Tras largas horas de lectura llegue a la conclusión de que no es tan grave el asunto, existen muchas opiniones… así que por esto y porque existe un mundo de información evité poner algún link con información de este tema, el riesgo es latente cuando los animales de compañía comen carne cruda o cazan en las calles de otra manera no lo es tanto, sin embargo dejare a consideración de cada padre y futuro padre el llegar a casa con un gato sorpresa.

En esta entrada confesare que no fue por temor a enfermedades o riesgos para nuestro embarazo previsto, a “Ulises” le compramos una caja de arena, un costal de croquetas y nunca se adaptó a nuestros perros, peleaban como “perros y gatos”, entonces una señora nos lo pidió para cuidarlo, hoy “Ulises” que ya se llama “Pechan” vive en la casa de junto, caza lagartijas y al parecer es feliz.



papáde1ra

0 comentarios: